martes, junio 21, 2005

Algunas anotaciones acerca del infierno


En un libro que me gustó mucho conseguí un pasaje que me pareció muy interesante con respecto al infierno. Es curioso como las religiones siempre coinciden en los resultados pero difieren en los métodos, y es aun más curioso las distintas visiones que tienen del infierno, ya que la mayoría concuerdan en que existe un “lugar de castigo” a donde se dirige el alma inmortal por haber cometido ciertos crímenes contra la sociedad, pues parece ser una cuestión de la sociedad y no del individuo mismo. Algunas religiones dicen que una vez separado del cuerpo, el espíritu cruza un río, se enfrenta a un perro y entra por una puerta por la que nunca jamás volverá a salir. Se habla de que se colocan los cadáveres en un túmulo, un lugar de tormentos que se sitúa, generalmente en el interior de la tierra, por los volcanes se sabe que el interior de la tierra está lleno de fuego, es por esto que la imaginación humana creó la visión de las llamas que torturan a los pecadores.
Según el autor una de las descripciones más interesantes la encontró en un libro árabe, donde dice que una vez que el alma está fuera del cuerpo, debe caminar por un puente tan estrecho como el filo de una navaja, en el lado derecho está el paraíso, en el izquierdo, una serie de círculos que conducen a la oscuridad del interior de la tierra. Antes de cruzar el puente, (no se explica a donde lleva el puente), cada alma tomaba sus virtudes en la mano derecha y sus pecados en la izquierda, y el desequilibrio provocaría que se cayese hacia el lado que sus actos en la tierra lo hubieran llevado.

El cristianismo habla de un lugar donde se escucharía llanto y crujir de dientes. El judaísmo se refiere a una caverna interior, con espacio para un número determinado de almas, y que el día que el infierno se llene ese día se acabará el mundo, para los judíos. El Islam habla del fuego donde todos arderán “a menos que Dios desee lo contrario”. Para lo hindúes, el infierno nunca es un lugar de tormento eterno, ya que creen en que el alma se reencarna al cabo de un cierto tiempo, para expiar sus pecados en el mismo lugar donde los hubiere cometido, o sea este mundo. A pesar de ello tienen 21 lugares de sufrimiento, en lo que suelen llamar “las tierras inferiores”.
Los budistas también hacen distinciones entre los diferentes tipos de castigo a que el alma puede enfrentarse: ocho infiernos de fuego, ocho completamente helados y, además, un reino en donde el condenado no sentía frío ni calor, sólo un hambre y una sed infinitas.
Aunque no hay nada comparable a la gigantesca variedad que los chinos han concebido, a diferencia de las demás religiones que sitúan al infierno en el interior de la tierra, estos dicen que las almas de los pecadores irán a una montaña llamada “Pequeña Cerca de Hierro”, que está rodeada por otra “la Gran Cerca”. En el espacio que hay entre las dos existen ocho grandes infiernos superpuestos, cada uno de los cuales controla diez millones de infiernos subyacentes. Los chinos también explican que los demonios están formados por las almas que ya han cumplido sus penas, y dicen que estos son malos porque ya han sufrido la maldad en carne propia y quieren pasarla a los demás, en un eterno ciclo de vida.
En realidad, si buscan, no tengo dudas que pueden conseguir infinidades de cosas interesantes con respecto a todas estas teorías acerca del infierno, creo que nuestras deudas las pagamos aquí mismo, no creo que exista un purgatorio donde las almas pecadoras se limpiaran del pecado y serán eximidas de toda culpa, el infierno ha sido como la guillotina en medio de la plaza de aquel pueblo pacifico en el cual sus habitantes solo por el miedo que inspiraba la guillotina, y sin saber por que razón se encontraba allí, se toparon de frente con la idea de la maldad y del castigo, tampoco creo que el paraíso se encuentre en otro lugar distinto, actuamos esperando ser recompensados o con el temor de ser castigados, nos motiva un premio o una pena, y olvidamos actuar sinceramente. El infierno y el cielo están aquí y ahora.

2 comentarios:

Hombre Lobo dijo...

La idea del infierno ha sido "inventada" por el hombre por dos principales razones: la primera es para infundir el miedo en los fieles, y que así se vuelvan un rebaño más "manso". La segunda razón es para satisfacer ese deseo de venganza que es inherente al hombre. Pero nada más.

JOrge JOse dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo...Y no lo estoy.

El infierno, el cielo y todas las experiencias intermedias son posibles acá en nuestras vidas. Mi creencia, sin embargo es que solo son un reflejo de cosas que pueden venir despues y que estaran determinadas por tu estado espiritual al morir. Todas las culturas parten de ellas mismas desde luego para elucubrar como es aquello.

Para un Cristiano es simple: El cielo es estar en y con Dios y el infierno su ausencia (tu negación a estar con él).

Un abrazo