viernes, noviembre 10, 2006

Lo único que tienes que hacer para volverte irresistible es decir NO.

Fácil, no?

Bien lo dijo Cerati: “te quiero fuera de foco inalcanzable”… impenetrable, difícil, tortuosamente deseable. Es que somos orgullosos y masoquistas por naturaleza. Siempre se lo digo a mis amigos cuando me preguntan que hacer para volver loca a esa chama que los tiene mal, fácil, si ya lo haz hecho todo, entonces no hagas nada, ignórala, hazla sentir insignificante en tu vida. Es un golpe bajo, un poco infantil, pero infalible. Si ya haz sido romántico, agresivo, pasivo, dulce, tierno y todas esas babosadas que decimos querer las mujeres y nada te ha resultado, entonces haz precisamente lo que no te hemos pedido, pero que revuelve nuestras entrañas y nos pone la cabeza verde, ignóranos… ignórala. Hasta la más dura volteará a verte, quizá por que se pregunta que ha pasado? Por que ya no sigues detrás de sus huesos? Te conseguiste otra? o sencillamente todo se acabo, lo que profesabas ya no existe o nunca existió…



El efecto dura poco, en el peor de los casos será sólo curiosidad, pero incluso entonces ella te buscara “para saber como estás, que es de tu vida”, quizá tarde, o quizá nunca lo haga si es que es de esas orgullosas y poco curiosas mujeres, pero te aseguro que se estará preguntando por que ya no sigues adorándola. Y no es que sea una experta en la materia es que soy mujer y alguna idea tengo de cómo funcionamos.

De los hombres es conocido que mientras más diga no más se empecinan con la mujer. No sé la razón pero mi hermano siempre dice: “mientras más me dicen que no más me las quiero tirar, una vez que me las tiro pierdo el interés”, si, suena crudo y bastante promiscuo, pero al menos no lo puedo acusar de hipócrita. Es un imbecil pero dice la verdad.

En general nos gustan los retos. Nos gusta domar bestias, conquistar nuevos territorios, ganar batallas, dominar, tener poder y alcanzar lo que queremos. Entonces, está en la naturaleza humana. Cuando las cosas se tornan fáciles es lo mismo a que se tornen aburridas.

No te pongas nada sexy, no te hagas la (el) adorable, sólo dile que “no”, si no te funciona búscate otra novio (a)…y le das celos… después de eso ya no hay remedio.

"Sabes, lo he estado pensando, y tienes razón, no sé que estaba pensando, no sé porque te buscaba tanto, tu tienes razón tu y yo no congeniamos, nunca podríamos estar juntos, no sé que pasó por mi cabeza, pero chévere si seguimos siendo panas, te parece?"

Eso es como terminarle antes de empezar y a nadie le gustan que le terminen.


P.D.: La foto es de Rufino Uribe y la tome de una discusión de fotografía donde varias personas, entre ellas fotografos profesionales, exponen sus fotos más impresionantes. Excelente, vale la pena echarle un vistazo si, como a mi, les interesa la fotografía.

3 comentarios:

Héctor dijo...

A la pregunta de cómo era la mujer perfecta, alguien respondió: la que miro pasar sabiendo que nunca será mía. Es lo que Dante llamaría "el deseo sin esperanza". Estça en nuestra naturaleza, Canela: el hombre es cazador por naturaleza; es decir, un eterno insatisfecho. Y la mujer sabe que en el No está el combustible de ese acecho. Ese es el incansable jueguito. Interesante post. Saludos.

Canela dijo...

"El deseo sin esperanza", jeje suena bien pero creo que somos esperanzados natos, o quizá no nos gusta que nos digan que no somos capaces de algo... lo que sea, lo cierto es que mientras más dura se ponga la cosa, más interesante.

Psique dijo...

Yo odio a una persona que no entiende cuando le digo que "No", es que a mi no me importa que haga todas las cosas posibles que tu describes en el post, el punto es que no quiero que haga nada, quiero que entienda que no, yo FeliZ el día que lo entienda.

Seguro que yo sería de esas que si el tipo no llama, ni me busca mas, no sabe de mi mas nunca en su vida!

Pero tienes razón, a la gente le gusta ir en contra de todo.

Saludos!