miércoles, septiembre 01, 2004

Te veo en las caras de todos los hombres,
O quizás veo a todos los hombres en tu cara.

Cuando estoy en la tranquilidad que me brinda la cotidianidad,
Te apareces de repente ante mí como una aparición fantasmal,
Te apoderas de nuevo de mis pensamientos,
Es una lucha mental, entre tu recuerdo y yo.

Te veo, ahora, más que nunca,
Te siento, ahora, más que nunca,
Ahora que me faltas, estás en todos lados,
Ahora que me faltas, me sobra tu presencia,
Presencia que no es más que recuerdo.

Tu olor casi lo he olvidado,
Créeme, solo ha ratos.

Te posas frente a mí,
Me tomas sin aviso,
Todos se me parecen a ti,
o tú te me pareces a todos.

Quisiera exterminarte,
Como tu has querido exterminarte de mi,
Pero maldita sea!
Te me pareces a todos,
O todos se parecen a ti.

Todos caminan como tu,
Todos tienen tu esencia,
Quizás solo estoy enamorada
Y mi amor tiene tu cara,
Pero créeme que no quiero,
Igual que tú no quieres.

Cuando mi cabeza se llena de un pensamiento
Que no se parece a ti,
Se me aparece otro fantasma tuyo,
Otro hombre parecido a ti,
O tú que te pareces a él.

Vete! Vete por favor!
Corre de mi, recuerdo
Como ha corrido el cuerpo,
Aléjate de mí,
Ya no tienes nada para mí,
Vete por favor, vete,
Llévate todo contigo
Olor, sabor y sentimiento
Quitame de una vez la presencia
Presencia que no es más que recuerdo.

No quiero sucumbirme en la derrota,
No quiero que te apoderes de mí,
No quiero ver más tus fantasmas,
No quiero sentir más tu presencia,
Presencia que no es más que recuerdo.

No hay comentarios.: