domingo, septiembre 05, 2004

Solo nacen di mí, para ti
emociones sublimes y puras
Que se desbordan al verte y se acumulan si no estás
Vuelan de mí sin que pueda controlarlas
Se desatan sobre ti sin que quieras rechazarlas
Te atan para que no te vayas
Y a la vez me amarran para que no te deje

Los sentimientos que tienen raíz en mí
Pero son de tu semilla
Son un fruto que nos une, nunca nos limita
Germinas sobre mi tierra fértil tu amor pueril
Yo me lleno de él por si me faltase algún día

nunca he comido de un fruto tan delicioso
Como el que sembraste en mí tierra
Está tierra estéril hasta tu llegada
Infértil sin tu presencia, inhóspita sin tus besos
Presa sin tu libertad, esclava sin tu yugo
Tierra pobre sin tu sonrisa, amor mío
Mío y tuyo, porque mi tierra es tu amor
Como tu semilla es el mío.

Tus besos son el agua que da de beber a mi voz
Le dan fuerzas para gritar tu nombre,
En alto para que me escuches,
Si acaso se te olvida oírme
gritar un te amo que muera en tus oídos
Para desbordarlo sobre tu pecho
¡Que no te conviertas nunca en recuerdo!

Jardinero de mi amor
No arranques nunca la flor
Déjala que muera sola
Que viva y muera como quiera
Yo te entrego mis tierras, dulce amor
Hasta que quieras cultivarlas,
No seré nunca jamás
Yugo de tu amor
No seré nunca jamás
Quien te impida seguir amando
No seré nunca jamás
Quien no te amó
Quien no entrego su flor
A tan humilde plantador.

Aunque mis sentimientos te aten
Tu voz puede romperlos
Mis sentimientos, dulce floricultor
Pueden con todo, excepto con tu voz.

No hay comentarios.: