jueves, enero 03, 2008

¿Qué darías a cambio de un orgasmo?

Llegaron caminando por una senda estrecha, ella sin pensarlo tomó su brazo como pidiendo ayuda, él no pudo negarse, arrojo su mano sobre su brazo como haciendole parecer que así se le hacía más cómodo socorrerla. Él no sabía que pensaba ella, ella no sabía que pensar de él, un paso adelante, un paso para atrás y todo se cae.

Ella no dijo más... por un segundo, luego derrumbó el muro mental que había entre ellos con una pregunta: ¿Cuanto pagarías por un orgasmo?

No había hilos que ataran el proceso mental que la había llevado a parir esa idea... sencillamente surgió de la nada, estaba en el aire y ella procedió a pronunciarla, como si sólo le abriera la puerta.

Él puedo haber dicho muchas cosas pero se le escapó la verdad, no tuvo tiempo de pensarlo pudo haber desmembrado la pregunta, hacerle una autopsia gramatical y semántica antes de contestar pero en realidad ni él mismo se lo había preguntado así que no había tiempo y sabía perfectamente a lo que ella se refería: Los orgasmos no tienen precio.

Ella se quedo callada, como demostrandole que estaba de acuerdo, le apretó un poco más el brazo y le dijo: ... para todo lo demás existe mastercard, no?

3 comentarios:

PAY dijo...

Primera ves que entro a su casa, debo decirle que me gusto y mucho, esta última entra es genial, tiene un monton de cosas que rescatar,...

Lo primero es la veta romantica del relato, me fascino...,
luego la pregunta, porque la pregunta??, digo yo...
a que viene esa pregunta???...

luego la descripocion de las sensaciones del muchacho... fantasticas!!! "hacerle una autopsia gramatical y semántica antes de contestar" aplaudible en realidad....-.

y por último, la parte graciosa con la mastercard, me maté de la risa debo decirle.-.

un abrazo y espero no se moleste por el atrevimiento de juzgar su entrada.-.

pd: muy bueno lo que lei mas abajo, en cuanto tenga tiempo se los comento.-.

canela ela dijo...

no vale, de verdad que no me molesta en lo absoluto que preguntes, me alaga...

La pregunta se le ocurrió, por romper el hielo, por molestarlo/asombrarlo, para ver su reacción... sencillamente para mover las cosas un poco, hacerlas convulsionar. Como escribí, no hay ningún proceso mental especifico que la haya llevado a hacer esa pregunta, sencillamente se le ocurrió.

haz todas las preguntas que te plazcan, así mato el tiempo...

canela ela dijo...

me comí la "h" ups