viernes, noviembre 23, 2007

Tener el tonto alto

No es que la felicidad no me siente, es que me incomoda, no es que sea una infeliz. En realidad suelo andar muy “happy” en general (sin hacer alusión a que ande borracha todo el tiempo). Pero cuando estoy muy consciente de mi felicidad, pues llega a un punto en que me hace sentir algo desquiciada, y no es que se reprima mi eventual “estado de felicidad”, es que se transforma en algo más psicológico, intenso y superficial al mismo tiempo. Los días que esos golpes de felicidad llegan, suelo reírme de nada, por lo general (y no lo había notado hasta ahora) son días en los que suelo estar en mi casa, conversaciones infinitas surgen, entre yo, yo, y mi otro yo (ajá no tan malo como la película, no hay de que asustarse).

Otro síntoma es que cuando llega el momento y mi distorsión mental se hace muy evidente, suelo alegar: “Hoy tengo el tonto alto". Si... eso definitivamente debería detenerse en algún momento, pero el hecho es que es bastante divertido.

2 comentarios:

CHJ dijo...

Hola Canela...me ha gustado tu blog y mucho más tu post....me gustaría amanecer algún día con el tonto alto jajajajaja esa frase me recuerda a mi ex que me decia HOY TENGO EL FEO ALTO....para yo decirle mi hijo, eso no ta alto, ta como siempre, el amor no me ciega jajajaja (era jugando de cariño lol)

Ahorita estoy con el triste un poco alto, así que gracias por este post que aunque no te parezca me ha ayudado un tanto.

Saludos! ;)

canela ela dijo...

no hay por donde... pasa cuando quieras