lunes, mayo 28, 2007

Esto originalmente lo escribí para R&R pero por no dejar lo voy a poner aquí también.

Chávez cobra y se da el vuelto.


El cierre de RCTV… si que ladilla, ya todos sabemos, libertad de expresión cercenada, un cambio en la historia venezolana, que si cierre que si final de concesión, yo creo que simplemente hay que llamar las cosas por su nombre, esto es un pase de factura del gobierno, por razones que no comprendo ni comparto y que están tratando de esconder en el amplio y flexible tapete que es ahora nuestro ordenamiento jurídico y nuestro sistema judicial. Una soberana porquería.

A mí nunca me ha asustado que Chávez sea un tirano, no, porque ese no es el verdadero problema, el problema somos nosotros que lo llevamos a donde está. Y si me pongo doctrinaria y aburrida puedo citar a montón de gente (léase luminarias como Montesquieu y Bolívar, porque si, aunque ustedes no lo crean, y que gracias al Presi ya no tenga mucha credibilidad, Bolívar si era un carajo inteligente) que creo estarían de acuerdo conmigo, pero no hace falta para decir lo que quiero decir.

La democracia radica en una justa y equilibrada división de poderes, el ansiado balance del poder público (Poder Ejecutivo, P. Judicial, P. Legislativo, y bueno ahora los agregados P. Electoral y P. Moral). Eso aquí no existe.


La razón de este anhelado balance es que cada poder debería actuar como controlador del otro, y es por esto que cada uno debe ser independiente del otro, siendo en el poder legislativo una expresión indirecta del Poder del pueblo, pero la más cercana a la voluntad soberana, debería ser el poder más puro y libre (porque se supone que nosotros escogemos a esa cuerda de imbeciles para que legislen las normas que el “ejecutivo” se encargara de hacer cumplir, y el “judicial” de sancionar a quien no las cumpla). Pero aquí todo eso suena a cuento de hadas. Aquí no hay división de poderes, aquí Chávez es omnipresente, y cada poder está a cargo de una maquinita de cagar que está comandada por él.

El Poder electoral, que según su propia reglamentación debería ser presidido por una figura apolítica, imparcial, independiente, pues era presidida por el que antes fuese psiquiatra personal del presi para pasar después a recoger su premio, la jugosa vicepresidencia de la república.

El Poder Moral, a mi criterio es el más descarado, es el poder encargado, entre otras cosas, de fiscalizar y “supervisar” las labores de los funcionarios públicos, y si, Chávez es un funcionario público, igual que todos los demás especimenes que andan sueltos por nuestras instituciones.

Esa es la verdadera cosa que me asusta, y es por eso que ni que nos pongamos esos ridículos bombillitos en el nick, ni que encendamos luces, ni cacerolazos, ni camisitas, ni fotitos, ni banderitas de apoyo a RCTV van hacer que salgamos de esta. Todo eso es una ridiculez. De marchas saturadas de “PAZ” y de la pancarta más grande del mundo no quiero saber más.

Yo solamente esperaba que Marcel Granier y Eladio Larez se empelotaran los últimos cinco minutos al aire de RCTV y le mentaran la madre a Chávez… eso es a lo que yo llamo Producción Nacional Independiente.

No hay comentarios.: