martes, mayo 30, 2006

¿Por que chinazo?
¿Acaso los chinos son medio maricones?

La homosexualidad femenina y el nacimiento de un chinazo (vease chinazo al final)

Es cierto, no se puede negar, las mujeres, comparadas con los hombres, y me explico, las mujeres heterosexuales, tendemos a tener bastantes conductas homosexuales, conductas que en un masculino hetero comprobado y orgulloso de serlo serian más que vanos chinazos.

Aclarando el hecho de que no me gusta generalizar y de que en realidad no lo hago, pues quienes se sientan excluidas (os) dichosas (os) sean, pero que para cuestiones de practicidad gramatical y estética de mi post voy hacer.

Las mujeres tenemos muchas conductas homosexuales, es típico ver a un par de mujeres saludarse efusivamente como si no se vieran en años, un abrazo colosal, un beso en la mejilla, un saludo como: “mi vida” “mi amor” y el infaltable “marica”. Actitudes que en el hombre, y sobretodo en el típico machista latino son inaceptables, pero para las mujeres no, estas conductas han sido aceptadas tácitamente por la sociedad, llegando a ser hasta placenteras de ver en la comuna masculina, pues mientras más lésbico sea el saludo más vivaz se pondrá la imaginación de los hombres alrededor.



Siempre me ha parecido curiosa la amplia compresión de la sociedad con respecto a la expresión física de una mujer con otra, y en parte creo que es por el hecho de que vivimos en una sociedad con arraigadas bases patriarcales, las reglas de lo permitido y lo prohibido han sido dictadas por hombres, a quienes obviamente siempre les ha parecido fascinante y altamente excitante la interacción física entre mujeres, y asquerosa y nauseabunda y por consiguiente prohibida la interacción física y cariñosa entre hombres.

Es entonces común ver a un par de mujeres abrazándose, diciéndose cosas al oído, yendo juntas al baño, peinarse, acariciarse, expresar abiertamente su cariño, y pare de contar sin que se llegue a pensar que son homosexuales, en cambio, muy distinto es ver a un tipo diciéndole a otro: “chamo me hiciste falta ayer”, y muchísimo menos en público, donde las muestras de afecto entre masculinos están casi vetadas, claro, siempre hay alguno a quien se le escapa alguna expresión afectiva hacia otro hombre, y es allí cuando los demás hombres a su alrededor se callan, lo ven, y si no hay dudas de su hombría y es totalmente aceptado en el grupo le dicen: “marico que chinazo”.


Chinazo:
("botaste un chinazo" "ay! que chinazo") En Venezuela, dicese de aquella actitud descuidada y ligeramente homosexual, es decir medio maricona, que puede llegar a ser extraña y generalmente graciosa, observada en especimenes heterosexuales y tradicionalmente mientras se desarrollan en un grupo social, parte de la doctrina dice que un chinazo tiene que ser público para ser chinazo. A el chinazo también se le denomina "botar las plumas" "botar la segunda", o la clásica "se te cayó el plumero", también se le puede deducir de frases como "pártete galleta de soda que aquí te va tu toddy". La continua y desmesurada acumulación de chinazos en un individuo puede llevar a los otros miembros de la congregación a pensar que el sujeto en cuestión es maricon.

Ésta definición de chinazo va directo al wikipedia

lunes, mayo 29, 2006

(8) la vida te trae sor_presas (8)
sor presa quedó preñada!

La vida te trae sorpresas


Como terminar bañándose en una piscina disfrazada de vaquera.

Como enterarse de que la chama que supuestamente iba a ser monja quedó preñadísima.

Como llegar y no conseguir tu carro en el estacionamiento.

Como creer que ella era él, pero no, él es ella, o viceversa.

Como pensar que te la ibas a comer y sucede que ya otro está en pleno proceso digestivo.

Como que de repente te roben un beso, y lo que te sorprende es que no te sorprendiste.

viernes, mayo 26, 2006

cuando yo camino
los demás corren
cuando yo corro
los demás se rien


Noticias de canela

Estos días cada vez que me consigo con alguien me dice: “estás perdida”, 8 de 10 personas me dicen lo mismo, por supuesto exceptuando a la gente de la universidad que ya de verdad estamos casi asqueados de tanto vernos. Pero de resto todo mundo me dice lo mismo, hasta mi familia. Pero no sé supongo que he estado absorta en cosas que ciertamente me han mantenido ocupada, cosas de la universidad por supuesto. El hecho es que siempre piensan que estoy metida en un una rumba, muchos viernes he estado en mi casa acostada, aburrida viendo películas y me llaman amigos: “Aja Canela estoy aquí en **** donde andas???” con el tumulto de gente y alguna canción de moda escuchándose de fondo, cuando les digo que estoy en mi casa viendo películas no se lo creen y siempre piensan que es que andaba en “algo raro”. En fin, la realidad es que últimamente soy una aburrida, no salgo mucho, pero como dicen por ahí cría fama y acuéstate a dormir, así exactamente me paso a mi, el rollo es que ahora me la paso durmiendo.

Pero bueno ya es hora de encender motores así que dentro de un rato voy a casa de Juliett para después ir a casa del Sr. Bohemio a ver que cosas interesantes suceden por allá.

domingo, mayo 07, 2006

Sexo, drogas y rockandron

Kravitz quizá sirva de Hendrix


Me entere de que van hacer una película de Jimi Hendrix, Quentin Tarantino la va a dirigir, eso ya se me hace muy divertido de ver, el toque freak de Tarantino en la vida ya de por si freak de Hendrix.

Ojala no se limite simplemente a ser una biografía de otro músico que muere desastrosamente por el abuso de drogas, ojala la pelicula tenga vida propia, más allá de que se trate de una película de Hendrix, y eso creo que se lo puede aportar Tarantino.

El protagonista es, tentativamente, Lenny Kravitz, eso me pone a pensar que la única característica que están buscando es que sea un músico de color relativamente parecido a Jimi, sin detenerse mucho en sus habilidades actorales… No sé, a menos que Kravitz sea un actor encubierto, o haya estado tomando lesiones actorales, cosa que no me sorprendería porque en algún punto de sus carreras algunos artistas creen que pueden hacerlo todo, y claro, si ya practicó “el arte del mete y saca” con la Kidman no creo que tenga dudas en poder convertirse en actor.

Cruzaré los dedos para que la locura de Tarantino se desborde nuevamente, para que Hendrix le jale las patas a algunos en el set, y por supuesto para que Kravitz sea tan bueno actuando como lo es para conseguir con quien practicar “el arte del mete y saca”.

He aquí el link.

martes, mayo 02, 2006

Me salvo su mirada,
tenue y triste,
que brillaba como la luna
en el reflejo del agua transparente.

Otra noche con Malena


La vi de nuevo. No sé cuantas veces la he visto ya, pero cada vez que me olvido un poco de ella, porque mi memoria es mala no porque no sea inolvidable, vuelvo a encontrarme, de frente y sin previo aviso, con Malena, más que con ella, me encuentro de nuevo con Renato, Renato Amoroso.

Y es allí, en la escena final, cuando sus manos se rozan entre naranjas y polvo, cuando Renato huye de ella, pedaleando, buscando inútilmente asesinarla de su mente, diciendo el dialogo que no me sé, pero que siempre recuerdo, “la única mujer que no me pidió olvidarla, y sin embargo, la que nunca olvide, Malena”, es allí cuando más amo la película, cuando deseo que nunca acabe, y quedarme encerrada un instante que dure años en esa imagen, y sonrío y me dan ganas de escribir.

Nunca la olvide.
Me imagine entre sus brazos suaves y tiernos
como un dulce de durazno,
y me escurrí entre ellos.
Me fundí en su imagen,
y olvide todo cuanto había vivido,
todo, todo menos ella.
Yo, que la recorrí,
o ¿fue ella quien me anduvo?.
Quien me arrebato la infancia,
Y sin saberlo, sin siquiera sospecharlo
Me hizo quien soy.
Fui yo quien la inmortalizo,
en el silencio y en la paz bendita de su mirada,
en sus labios rojos que sólo imagine,
que nunca toque.



Creo fielmente en el poder de la mente. En el poder embriagador de los recuerdos y del pensamiento. Esos recuerdos dulces que nos atan, que nos emborrachan de felicidad. Y recuerdo, pero, a veces, como Renato, es mejor pedalear para olvidar, para ver si avanzamos un poco y llegamos a un lugar mejor, más parecido al paraíso mental que forjamos a base de recuerdos.