viernes, noviembre 18, 2005

Rescátame…de mí.

La asesina & El héroe. Alicia & Gerardo

Alicia que nunca necesito ser rescatada, yacía ahora en los brazos de Gerardo, allí una brisa sanadora la invadió de paz y tranquilidad, un cansancio milenario cayó sobre sus hombros, y descanso por primera vez. Su seguridad siempre había estado a cargo de alguna arma letal, que utilizaba diestramente como la asesina que era. Todas las almas que llevaba consigo se liberaron cuando cayó en aquellos brazos, solo la dejaron exhausta. No sabia como describir eso que sentía, sencillamente porque no lo conocía, se sentía protegida. Aquel joven de cabellos negros y ojos oscuros le había salvado más que la vida.

Gerardo que había visto a esa mujer matar a trece hombres a sangre fría, la descubría ahora como un conejito asustado entre sus brazos, tan calida, tan frágil, tan pequeña, más que sostenerla, la abrazaba. Sintió como fueron bajando sus pulsaciones, por un momento pensó que moría, pero al verla, supo que solo se tranquilizaba, con su mano izquierda (la misma del corazón) le seco una lágrima, y susurro a su oído que había vuelto por ella, solo por ella.

Después hicieron el amor donde nacen las flores.


Me inspire en la película “Las Dagas Voladoras”.

4 comentarios:

protheus dijo...

El abandono de una "Doña Bárbara" atemporal en los brazos de un galán "donde nacen las flores"... Hermoso, Canela.

Karl Andrews dijo...

Si quisiera morir ahora, seria en los brazos de tan tierna asesina, hermoso relato...

Me encanto encontrar el blog de una venezonala en este enredo divino de blogs en castellano!

Saludos
Karl

Buttercup dijo...

Un relato precioso.

Efe dijo...

No té hablare de mi muerte,
o lo que siguió después.
Sólo recuerdo una enorme habitación,
blanca y de suelo gelatinoso.
Me tuve en pie cuanto pude,
más no fue suficiente.
Caí, sin poder evitarlo, y me hundí
En aquel suelo sin consistencia.
Me sentí flotar.

Me estas matando.

No podía ver nada.

Me estas matando.

No quería ver nada.

Me estas matando...