martes, julio 12, 2005

Esparciste sobre mi tu gracia divina, esparciste tu aroma caliente a café, me incorporé a tu cuerpo como la leche al pan y sembré en ti un panal de miel de mi nostalgia, soñé alguna vez que te vería caminar a mi lado, soñé también recostarme en tu regazo y columpiarme en ti como se balancea el aire entre las ramas, soñé beberme tu aliento noche tras noche soñé con tu piel, y desperté exhausta de pasión inconclusa. Cuando por fin saboreé tu néctar eterno sentí tu luz penetrar mis abismos y tu oscuridad llenar los rincones…

5 comentarios:

Cereza dijo...

Que bueno leerte de nuevo :-)

RomRod dijo...

si, me hacía falta a mi también ;-)

Padre Oso dijo...

la mujer a vuelto!!! saludos desde aqui!!

Anónimo dijo...

OOHHHHHHHHH miss canela is back!!!

Adoptado

alberthgutierrez dijo...

yahoo!