jueves, marzo 10, 2005

Quiero de la vida una playa y una cerveza….y fue precisamente lo que obtuve. Gracias a la irritante voz de la operadora de telcel, el transporte público, mis continuos retardos, y mi poca paciencia, el día de ayer se asomaba como uno de los peores.

El sol que hasta ese momento había rogado para que se fuera, me dio una bofetada y me saco en un instante del mundo estresante de las responsabilidades, de la lógica, del sentido común, me saco del mundo del deber ser y me llevo al mundo de lo posible, del que yo misma me salgo, pero al cual debo volver para mi salud mental.

Una hora después de la bofetada del sol, me vi feliz como nunca en un viaje más mental que físico. El sol inclemente hasta hace una hora se convirtió en un digno asalto de sabiduría, el padrino de mi relax y auspiciador de mi locura.

Es tan difícil dejarlo todo por unos instantes y desconectarte del mundo? No. Sola? Por que no?. Estar conmigo es más dulce que amargo. Tenía muchos días perdida y como había escrito antes, me encontré, ese calmado día a la playa fue como la bienvenida de mi alma a mi cuerpo.

Me tope, como siempre, con tantos otros cuerpos, caras, almas, desconocidos hoy, quizás seres amados ayer...
Posted by Hello

No hay comentarios.: