domingo, noviembre 21, 2004

Es cierto no somos dueños del recuerdo ni del olvido,
Pero como nos gustaría serlo.

Te he escrito tantas palabras ya,
Te las he enviado, y las has leído
Sin si quiera darte cuenta,
Te he regalado tantos versos
Estoy tan colapsada de ti
Aburrida de recordarte, sin tenerte y verte
Pero por más que escribo, cariño
No logro sacarte de mí
Mis dedos no han logrado asesinarte,
No he logrado olvidarte,
Tu presencia puede más que mil “te odio”
Mil “vete al demonio”, mil desalojos

Acribillas mis decisiones con una sonrisa
Me arrebatas el juicio con una mirada
Un pequeño gesto que remueve mis cimientos
No sé que va a ser de mi corazón
Te vas y te alejas cuando quieres llegar,
Llegas cuanto te quieres ir.

Tus soles ya me pesan en los hombros
Las mariposas han muerto en mi estomago
Se han cansado ya de revolotear,
Pero siguen allí.

Los suspiros aun me llegan, tristes y tímidos
Para que no los veas

Los besos te los sigo enviando,
Suaves, para que no los sientas

No hay comentarios.: